Hispania 2015:

Historia de una mudanza y unas jornadas


Este pasado fin de semana han tenido lugar las Jornadas Hispania Wargames, cuya organización como sabéis ha ocupado gran parte de nuestro tiempo desde hace unos meses. Sólo podemos decir que estamos encantados con todo: colaboradores, personal, tiendas y stands, participantes, ambiente… ¡Muchas gracias a todos los que nos habéis ayudado a hacer que las Hispania 2015 se hayan convertido en realidad! Estamos preparando un resumen detallado de las actividades y los juegos que más gustaron, pero ahora mismo, dos días después, tenemos ganas de hablar con un poco de sentimiento.



Sábado 28 de febrero, Hispania Wargames 2015



Hace exactamente un año, Lex Ludi dio un giro de 180º con el traslado a su actual sede en Alhaurín de la Torre, después de unos meses bastante turbulentos. No nos apetece dar muchos detalles, pero los que conozcáis el mundo asociativo algo os podréis imaginar. En resumidas cuentas, más que una asociación, Lex Ludi era un local donde muchas personas individuales se reunían para jugar. Lex Ludi, como colectivo, no existía en realidad.



Tras una suerte de desgracia por la cual se cerró la antigua sede y se produjo un cambio en la directiva, nuestros compañeros del Club Landwehr (entonces conocidos, hoy grandes amigos con los que hemos compartido muchas cosas) nos ofrecieron la oportunidad de mudarnos junto a ellos a las magníficas instalaciones que disfrutamos actualmente. En la práctica, aquello supuso empezar de nuevo.



Inaugurando la actual sede, en marzo de 2014



Desde entonces, las personas que decidimos continuar en la asociación nos pusimos a trabajar para construir algo diferente, evitando errores del pasado... y parece que hayan pasado años desde entonces. Lex Ludi ha crecido a todos los niveles, pero sobre todo a nivel humano. Ahora sí podemos decir que somos una asociación: un colectivo con metas e ilusiones comunes; un grupo en el que los nuevos se integran con facilidad. Antes se iba a jugar a un juego concreto; ahora, vamos a jugar con las personas. A qué jugar, se ha convertido en algo secundario.



Todas estas cosas se han visto reflejadas a lo largo del año, pero han culminado en las Hispania. Un evento que nos ha exigido mucho esfuerzo y trabajo, y en el que todo el mundo se ha mostrado dispuesto a colaborar. De un modo u otro, pero todos hemos aportado nuestro granito de arena. Qué alegría es tener las mesas de la ludoteca llenas a reventar (con gente esperando cola) y que personas que acaban de salir de trabajar llamen para ofrecerse a echar una mano. Y todavía mejor es poder decirles “No, no hace falta; aquí sobra gente explicando juegos, vete a descansar que ayer estuviste todo el día aquí”. Y a pesar de todo, acabar viniendo a disfrutar el momento con los demás.



Y vosotros estaréis pensando que habíais venido a leer sobre las Hispania y os estamos contando nuestra vida. Efectivamente, lo estamos haciendo y os pedimos disculpas, pero hoy nos sentíamos bien y, simplemente, teníamos ganas de compartirlo.



Faltamos muchos en la foto, ¡pero no nos olvidamos de nadie!


¡Muchas gracias a todos!