Si en el mes de junio el juego que destacó con diferencia fue Los Castillos de Borgoña de Stefan Feld, durante este mes de julio la situación ha estado más reñida. Muy buenos y muy variados juegos han salido a mesa en casa de nuestros socios. Algunos de un peso y duración bastante considerables, como esos magníficos Maracaibo (A. Pfister), Kingdom Defenders (G. Millán) o Barrage (Battista y Luciani), sin desmerecer por supuesto a otros que no se han nombrado, pero que podéis ver en la imagen.

Aunque si algo llama la atención es la cantidad de juegos de caja pequeña y duración contenida que hemos disfrutado durante este mes. Y es que, metidos de lleno en los rigores del verano, apetecen juegos más ligeritos que podamos jugar en la terraza, en la playa o en la piscina.

A simple vista parece que Similo ha sido el más jugado en julio. Similo es un pequeño juego de deducción cooperativo con unas cartas muy chulas ilustradas por Naïade, el mismo que se encargó de ilustrar Seasons, Lord of Xidit y Tokaido, entre otros. De Similo existen tres juegos con tres temáticas diferentes: fábulas, mitos e historia. Como no nos ponemos de acuerdo en cuál de los tres es mejor, hemos hecho una encuesta y este ha sido el resultado:

 

Como decía, a simple vista parece que Similo ha sido el más jugado este mes. Sin embargo, si te fijas, hay otro juego que al aparecer dos veces, uno con su título en español y otro en inglés, no ha llamado tanto la atención. ¿Adivinas cuál es? Si sumáramos ambos títulos, ¿habría superado a esta joyita de Similo?