Imprimir
Categoría: Sesiones de juego
Visto: 2100

El océano y las tribus


Tras sobrevivir difícilmente y salvar a los especímenes capturados, es hora de dirigirnos hacia un nuevo destino. La tormenta es incesante, y la travesía del Beagle no será fácil...

---


Tras dos escenarios totalmente inmersivos y que nos dejaron con muy buen sabor de boca, llegamos a lo que desde nuestro punto de vista es el punto más flojo de esta campaña, la Hydrographic Survey Mission, el tercer escenario, en el que las reglas del juego cambian prácticamente por completo. En esta ocasión, navegaremos a bordo del Beagle a través de un Archipiélago misterioso, luchando contra la tormenta y la escasez de recursos. Nuestro objetivo: alcanzar el extremo opuesto del tablero y no morir en el intento.


Al principio todo pinta de maravilla: nuevas reglas, nuevos eventos, nuevos objetos... pero finalmente el esfuerzo parece que no merece la pena. El escenario es un compendio de azar y escasa rejugabilidad. Ojo, eso sí, las propias reglas ya nos avisan de ello.


La tormenta azota al Beagle...


Sea como sea, el caso es que nos encontramos navegando por el archipiélago con mucha dificultad o mucha facilidad, ya un giro al azar del timón puede ser una ayuda a veces o algo absolutamente catastrófico en otras ocasiones. Es comprensible que hayan querido añadir cierta variedad a lo largo de la campaña, pero en este caso creo que el escenario no aporta demasiado, y pierde además conexión con el tema.


En el cuarto escenario, Tribal Island, volvemos a movernos nuevamente en tierra firme, tratando con los problemas habituales del juego base, a lo que tenemos que añadir el encuentro e intercambio de objetos con las diferentes tribus que habitan la isla. Todo por supuesto, con el objeto de llevarnos bien con ellos y estudiar sus costumbres lo mejor que podamos.



Un escenario común, con una condición de victoria tanto extraña y que, una vez más, no ayuda mucho a meterse demasiado en el papel.Efectivamente Darwin trató con ciertas tribus de las islas por las que pasó, pero lo cierto es que este escenario no deja ni el más mínimo regusto a darwiniano. Además, no sé si tuvimos suerte con los objetos (con el sótano especialmente), pero nos resultó muy sencillo. Nada que ver con el agobio de otros escenarios.


Resumiendo: dos escenarios que flojean bastante... aunque la campaña todavía no ha terminado...


¡La próxima semana, el último episodio!